“Desde 1962, la utilización de la vivienda Stahl como escenario para el cine y la publicidad ha proporcionado a la familia una segunda fuente de ingresos. Si la señora Stahl necesita dejar vacía la casa durante un rodaje, alquila una habitación en Château Marmont, justo debajo de la vivienda, en Sunset Boulevard. Aquí pide una habitación sin vistas. Al final lo bueno cansa.”

Semanalmente recibo grandes dosis de información sobre la producción de viviendas en todo el mundo, vía suscripciones a revistas, adquisición de libros, videos, programas, visitas… y siempre, invariablemente a lo largo de estos años, tengo la sensación que las casas que veo podrían clasificarse en dos tipos bien diferenciados:

Por un lado, las casas proyectadas y construidas para ser vistas, pretenciosas, dramáticas y ostentosas. Provocadoras, fomentan el ego de sus propietarios, el cual puede “ver” su inversión. Tienen magníficos reportajes fotográficos, son fotogénicas desde cualquier ángulo… Cuántas veces recibo a clientes que en su primera visita vienen cargados con un museo de variadas imágenes…

Por otro lado, las casas ideadas para ver, desde las cuales contemplar y emocionar. Son casas sin muecas, sin simbolismos, sin afirmarse, sin destacar, retirándose a un discreto telón de fondo de algo que es considerado mejor y más digno de protagonismo. Con claridad y sencillez, fomentan el bienestar de sus habitantes mediante una experiencia visual casi sublime… Tienen la suficiente individualidad para ser reconocibles, pero a su vez, capaces de encajar sutilmente en un contexto más amplio…

Qué decir tiene que son éstas las que atraen más mi atención. Son casas como las que quiero mostrar a continuación, ejemplos breves estructurados en tres subtipos:

La visión lejana, la Stahl House o también llamada la Case Study House nº22, construida por el arquitecto Pierre Koening en 1960, de la que me costó gran trabajo encontrar una sola fotografía de su aspecto exterior ya que no tiene una fachada “fotogénica”, más bien no tiene fachada, y sin embargo es la casa por excelencia de Los Angeles, la que resume toda una década de arquitectura californiana, transparente y desinhibida, divisando optimista la ciudad. 
 
 
 
 
 
 
 
 
La visión romántica, cercana, transmitida por la Crecent House, que el arquitecto Ken Shuttleworth proyectó en 1995 para disfrute visual de los prados del condado de Wiltshire, donde el objeto doméstico casi desaparece por arte de magia, como retirándose intencionadamente para no restar protagonismo a la naturaleza… 
 
 
 
 
 
 
 
La visión introvertida, la escueta Tiny House del japonés Denso Sugiura en un solar de sólo 28 m2 en la inmensidad de la urbe tokiota, introspectiva, ensimismada, consigue cumplir el deseo del propietario de incorporar la sensación de naturaleza haciendo que toda la casa observe el crecimiento de un árbol que atraviesa las plantas y funde las nociones de interior y exterior. “Amo este árbol” dice el dueño, “en primavera los capullos son hermosos, y se convierten en flores blancas en mayo y junio. Durante el verano las hojas dan una buena sombra y, en otoño, se vuelven rojizas y aparece una gran cosecha de bayas.”

Hoy, como todos los días, los potentes aleros metálicos de la Stahl House parecen que vayan a permitir que la casa, de una vez por todas, emprenda vuelo sobre el precipicio en busca de nuevo nido, donde comenzar una nueva vida, en una nueva ciudad, con nueva gente libre de prejuicios y de imágenes preconcebidas…

Como explicó Koenig, nunca proyectó la casa para ser vista. «Mis obras no se miran a sí mismas. No es mi forma de trabajar. Yo miro hacia fuera y los que viven en la casa se proyectan hacia lo que está a su alrededor. Es mi actitud hacia el edificio