Siempre se muestra la obra acabada. Pero a veces en la obra en ejecución habita una extraña belleza, efímera y cambiante, de paisajes artificiales, materiales y texturas solapadas condenadas al silencio del soterramiento; maquinaria en movimientos, materiales acopiados, fragmentos… Sólo por unos instantes la apreciaremos, como el inesperado descubrimiento de una sargantana…

(Fotografías tomadas en obra propia actualmente en ejecución.)