Archivo de la categoría ‘nos Gusta’

Magister dixit …

“La arquitectura puede entenderse como un intento de la razón por superar los límites inmediatos y opresivos impuestos por la naturaleza. Hoy en día el proceso racional ha excedido el límite del necesario principio de respeto a la naturaleza, y como consecuencia vivimos un periodo de desconfianza respecto a la razón en general, y a la arquitectónica en particular, con modelos de trabajo y edificios que buscan diluirse y fundirse con lo natural, denotando una posición ‘acomplejada’ que duda de que la arquitectura pueda ofrecer opciones positivas, capaces de dar más y de generar una relación recíproca con lo natural. Así ocurre, independientemente de su capacidad expresiva, con las arquitecturas que se conforman sólo como reflejo inmediato de los procesos geométricos minerales, o con los blobs, curvilíneos y retorcidos hasta el infinito como si fueran de arcilla.”


Una buena definición del panorama arquitectónico actual, extraída de la web del arquitecto navarro Francisco Mangado, autor del Pabellón de España en la EXPO 2008 (Premio de Arquitectura Española 2009).

La escuela Fuji

Yo no entiendo de cosas complicadas. No soy complejo, no sé de excesos. A veces desearía que la vida fuese más sencilla, pero al menos considero que mi labor como arquitecto está en simplificarla, en reducirla a una esencia que permita el puro disfrute del detalle. Llegar a apreciar algo tan bello como en aquella escena de “El último samurái” donde el rebelde Katsumoto se emociona con la visión de unos almendros en flor…

La escuela infantil Fuji, de los arquitectos Takaharu y Yui Tezuka, ya ha sido publicada en diversos medios. En 2008 leí una entrevista a su director, pero es ahora cuando he podido leer la explicación que dan los propios autores. Como tantas veces, me maravilla esa sensibilidad japonesa que sabe relacionar cada explicación tecnológica con detalles de la vivencia propia y la de sus habitantes.

Se trata de un ejemplo más del grupo que denominé en un artículo anterior como “la casa que mira”, ese tipo de arquitectura sin fachada, sin sobre-presencia, arquitectura discreta que definía como “clara y sencilla, que fomenta el bienestar de sus habitantes mediante una experiencia visual casi sublime…” Aquí la experiencia es “vivir en la cubierta”.

El director de la escuela ya conocía una obra anterior de Tezuka: la casa-tejado, y el encargo no podía ser más claro: querían una casa-tejado para quinientos alumnos. Encontraron que la idea de arquitectura que enseñaba esta casa encajaba perfectamente con su sistema educativo (son seguidores del Método Montessori, que aboga por respetar el ritmo de cada niño, que descubran el mundo por sí mismos, haciendo hincapié en el comportamiento social y la creatividad).

Había que derribar la vieja escuela, quedando un solar complejo, unas edificaciones vecinas que evitar y tres grandes árboles que respetar. La idea surgió un día, mientras volvían de trabajar, en tren, el dibujo a lápiz de un óvalo que integraba esos árboles. Fue una idea simple que, tal cual, se escaneó y generó el proyecto. Como decía Takaharu: “la mano nos puede dar respuestas instantáneas que un ordenador no puede lograr…”

En este edificio no hay rincones ocultos, no hay finales de pasillo, no hay esquinas, todos los espacios están a la vista de todos. Tampoco hay paredes, en su lugar, los arquitectos idearon unas “cajas de madera para marcar cada aula… como un juego de construcción.” Los lavabos, al no haber paredes, se encuentran en mitad del espacio, son grandes y con grifos flexibles, y como dicen los autores “parecía más divertido compartir con los demás ese rato, hablando y chillando, en vez de lavarse de las manos de cara a la pared.” La iluminación artificial consiste en simples bombillas con cordones para su encendido y apagado, así como con regulador de intensidad, “lo que permite a los niños comprobar cómo se extingue la luz en una bombilla”.

La escuela sólo tiene un tobogán. La cubierta carece de juegos ya que en sí misma es un juego. Mientras se construía la escuela los arquitectos decidieron visitar la Casa Milà de Gaudí, sobre todo a pasear por su cubierta. Sus dos hijos, de uno y cuatro años, no dejaron de correr como locos, les fascinaba ese lugar… aunque carecía de juegos infantiles. En la escuela Fuji, los niños descubren un nuevo escenario no predeterminado por juegos creados por adultos, sino que son los propios niños los que encuentran por sí mismos nuevos lugares imaginarios. “El primer día se intentó enlazar a todos los alumnos en la cubierta. Los profesores les guiaron hasta ella pero no consiguieron que se colocaran como querían, por el contrario se juntaban en torno a los lucernarios. Se veían las cabezas de los amigos en las aulas de abajo y eso les parecía mucho más interesante. La cubierta está ligeramente inclinada y esta leve inclinación es suficiente para incitarles a correr… Dicen que hay niños que dan 30 vueltas a la cubierta por la mañana, pero es que 30 vueltas son 5500 metros y no existe ninguna escuela infantil en Tokio en la que los alumnos puedan correr esa distancia sin obstáculos.”

Como decía el director de la escuela: “…cuando llueve es divertido, estar en la cubierta es divertido, los árboles son también divertidos…” Está claro que esta escuela refuerza el sentimiento de comunidad. “Un día la escuela estuvo terminada. Quinientos alumnos de infantil estaban sentados en el alero. Mil calcetines bailaban en el alero. Nadie del equipo involucrado en la obra pudo contener las lágrimas de agradecimiento ante esta imagen.”

Los Tezuka concluyen categóricos: “La vida moderna está privando a los niños de disfrutar de sensaciones… Lo que queremos enseñar a través de este edificio es sentido común.”

Y los que no entendemos de cosas complicadas sin duda les agradecemos la lección.

Granero en equilibrio.

Granero en equilibrio

Vivir una experiencia arquitectónica de vanguardia es algo que no está al alcance de cualquiera…

Conscientes de esta realidad y con el fin de promover la arquitectura de calidad como experiencia accesible a todos los públicos nace Living Architecture,  una organización británica fundada por el “gurú” cultural de la BBC, Alain de Botton, que aglutina a un grupo de arquitectos de prestigio, críticos, diseñadores y promotores, todos ellos con el próposito de, a través de la reevaluación de zonas rurales, acercar las emociones que provoca la buena arquitectura bajo una propuesta de alojamiento vacacional.

Es el caso de la Balancing Barn, en Suffolk,  obras de los holandeses MVRDV & Mole, en la que ya se puede reservar unas vacaciones semanales a un módico precio. Esta reinterpretación del granero tradicional se introduce en la naturaleza con un voladizo de 15 metros de longitud, retomando el diálogo con la  linealidad de los caminos y paisajes del condado británico. En el interior los habitantes disfrutan de una conexión permanente con el entorno a través de los multiples puntos de vista y el sutil balanceo de la estructura. En el exterior un revestimiento de metal donde se reflejan los cambios de estación.

Toda una declaración de perfecto equilibrio.

Video: entrevista con el arquitecto Winy Maas (MVRDV).


Los Premios Pritzker

El panorama de la arquitectura actual parece oscilar entre dos posturas antagónicas, casi formas de ser y entender la vida. Resulta curioso ver cómo ambas se encuentran reflejadas, entre los más recientes Premios Pritzker. Los Pritzker son considerados como los equivalentes a los Premios Nobel (dado que no hay Nobel de arquitectura), bien por su cuantiosa dotación económica (100.000 $) como por su repercusión mediática. Se podría decir que no hay mayor reconocimiento para un arquitecto que dicho premio.

Por un lado, entre los premiados encontramos una glamurosa arquitectura, proyectada por los llamados arquitectos – estrella: Norman Foster (1999), pilotando su jet privado por encima de lo mundano; Rem Koolhaas (2000), alardeando de sus 250 noches al año pasadas en hoteles recorriendo sus varias oficinas por el mundo; Zaha Hadid (2004), exuberancia formal sin límite presupuestario; Richard Rogers (2007), exuberancia tecnológica y que se autodefine como “arquitecto político”; Jean Nouvel (2008), exuberancia mediática, todo carisma y polémica… Así son ellos y así es su obra. También se dice que todo “arquitecto–estrella” necesita de su “político–estrella” y, así, ambos retroalimentan el ego.

Pero, de vez en cuando, el Pritzker aterriza en un arquitecto anti-estrella. El 2009 fue para el suizo Peter Zumthor; pero quiero detenerme en el premio de este año 2010, que ha recaído en los japoneses Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa. Ambos difuminan la impronta personal dentro del equipo profesional denominado SANAA. Ganadores del concurso para la ampliación del IVAM de Valencia en 2000, Kazuyo Sejima fue invitada de honor en el acto inaugural del curso 2007 de la Universidad Politécnica de Valencia. Allí acudí a conocerla y descubrí a una persona menuda, sencilla y cercana, fiel reflejo de su obra.

Como muestra, una anécdota. Kazuyo recibió la noticia de la obtención del gran premio en metro, un domingo por la tarde, camino de su despacho; y aunque recibió el mejor galardón posible, trabajó esa noche. Porque así es ella, y así la sentí aquel día de 2007. Su obra es la más sutil y emocionante del panorama arquitectónico internacional. El jurado definió su arquitectura como “delicada y poderosa, precisa y fluida, ingenua y sagaz, y explica como pocas otras, las ventajas del trabajo en equipo”. Ajena a modas, a teorías, a detalles innecesarios, al bullicio mediático de otros arquitectos, su Arquitectura, con mayúsculas, es una enseñanza sin retórica, directa al lado más sensible de la gente. Ejemplifica el consabido lema “menos es más”, o como traducen algunos hoy “más con menos”, más belleza con menos medios. Porque su obra destila, sobre todo, pureza. Todo está perfectamente en su sitio, parece tan sencillo, tan evidente, que emociona pensar la intensa labor proyectual que hay detrás de tanta sencillez.

La arquitecta Kazujo Sejima huyó de proyectar su propia casa. “Hubiera sido difícil y caro levantar una en Tokio”. Pero pudo elegirla. “Soy una persona que necesita flores y algún árbol cerca, por eso busqué un jardín, aunque muy pequeño. Tengo cuatro árboles: un limonero, un manzano, un arándano y un naranjo chino en tres metros cuadrados. Cuidarlos me hace sentir bien. Es interesante observar los árboles y las plantas. Las flores no sólo son bonitas, sino que cambian continuamente. En un jardín, por pequeño que sea, siempre pasan muchas cosas.” Como ella misma dice: “Una casa no protege de la lluvia, hoy también debe vencer el exceso de información”. ¿Cuál sería su definición para el hogar? “Intimidad en un espacio compartido”. Y, ¿cuál es su método?: “Necesito tiempo. Nuestros proyectos han crecido y son más complejos. Para poder controlar todos los detalles necesitamos aún más tiempo”.

Así es ella, incansable y sencilla, como su Arquitectura, como toda buena Arquitectura.

La buena casa

El profesor de proyectos se acercaba y me decía: “está bien, está bien esta casa pero quizás… un poco demasiado Mies…”. Nunca supe exactamente cuál era el auténtico alcance o intención de esta afirmación, pero a mí me sonaba a crítica.

Acabo de leer, y recomiendo, un buen libro: “La buena vida. Visita guiada a las casas de la modernidad.”, del arquitecto Iñaki Ábalos, cuyo pensamiento destila serenidad y reflexión. En su primera visita, de un total de siete, “la casa de Zaratrusta” se investiga sobre las intenciones del maestro Mies van der Rohe en la labor proyectual que le llevó desde 1931 hasta 1938 a desarrollar sus célebres casas-patio. La admiración del autor, compartida, por este seguidor de Nietzsche —el gran pensador antipositivista— nos muestra a un Mies contracorriente:

Mientras sus coetáneos alemanes sistematizaban el hábitat en unidades idénticas a imagen y semejanza del Ford T, paradigma de la industrialización, Mies se centra en la agrupación de unidades siempre diferentes, si bien sobre una partitura técnica idéntica. Confecciona un “sistema” que le permite componer y plasmar la individualidad del hombre moderno, en absoluta libertad, en espacios domésticos únicos, vastos, privados, contemplativos (del cielo y del jardín), donde levitan tanto los materiales como los habitantes… El templo del yo, que Nietzsche enunció y sólo Mies supo materializar: “el mundano no necesita muchas pertenencias; ni las necesita ni las quiere. Pero sí sabe que en su casa, en el espacio de intimidad, necesita esos pocos y sabios objetos, un número reducido de elementos que, en su belleza y perfección, le acogen y le ayudan a desarrollar su propio proyecto vital.” (I. Ábalos).

Todos estos “matices” que el maestro proyectó en sus teóricas casas-patio (sólo se llegó a construir en esta línea un incipiente y efímero “pabellón expositivo” en 1929, reconstruido fielmente en 1986 en Barcelona) son los mismos que me siguen interesando y emocionando hoy, ochenta años después, o veinte desde aquel comentario de mi profesor de la Escuela de Arquitectura.

En línea con lo anterior, también recomendaría una excelente película: “The Fountainhead”, El Manantial, 1949, con un joven Gary Cooper en el papel del arquitecto contracorriente, convencido y persistente, al que muchos quisiéramos siquiera poder emular levemente y ser recompensados a cambio con el amor de una bella Patricia Neal…

La casa que mira

“Desde 1962, la utilización de la vivienda Stahl como escenario para el cine y la publicidad ha proporcionado a la familia una segunda fuente de ingresos. Si la señora Stahl necesita dejar vacía la casa durante un rodaje, alquila una habitación en Château Marmont, justo debajo de la vivienda, en Sunset Boulevard. Aquí pide una habitación sin vistas. Al final lo bueno cansa.”

Semanalmente recibo grandes dosis de información sobre la producción de viviendas en todo el mundo, vía suscripciones a revistas, adquisición de libros, videos, programas, visitas… y siempre, invariablemente a lo largo de estos años, tengo la sensación que las casas que veo podrían clasificarse en dos tipos bien diferenciados:

Por un lado, las casas proyectadas y construidas para ser vistas, pretenciosas, dramáticas y ostentosas. Provocadoras, fomentan el ego de sus propietarios, el cual puede “ver” su inversión. Tienen magníficos reportajes fotográficos, son fotogénicas desde cualquier ángulo… Cuántas veces recibo a clientes que en su primera visita vienen cargados con un museo de variadas imágenes…

Por otro lado, las casas ideadas para ver, desde las cuales contemplar y emocionar. Son casas sin muecas, sin simbolismos, sin afirmarse, sin destacar, retirándose a un discreto telón de fondo de algo que es considerado mejor y más digno de protagonismo. Con claridad y sencillez, fomentan el bienestar de sus habitantes mediante una experiencia visual casi sublime… Tienen la suficiente individualidad para ser reconocibles, pero a su vez, capaces de encajar sutilmente en un contexto más amplio…

Qué decir tiene que son éstas las que atraen más mi atención. Son casas como las que quiero mostrar a continuación, ejemplos breves estructurados en tres subtipos:

La visión lejana, la Stahl House o también llamada la Case Study House nº22, construida por el arquitecto Pierre Koening en 1960, de la que me costó gran trabajo encontrar una sola fotografía de su aspecto exterior ya que no tiene una fachada “fotogénica”, más bien no tiene fachada, y sin embargo es la casa por excelencia de Los Angeles, la que resume toda una década de arquitectura californiana, transparente y desinhibida, divisando optimista la ciudad. 
 
 
 
 
 
 
 
 
La visión romántica, cercana, transmitida por la Crecent House, que el arquitecto Ken Shuttleworth proyectó en 1995 para disfrute visual de los prados del condado de Wiltshire, donde el objeto doméstico casi desaparece por arte de magia, como retirándose intencionadamente para no restar protagonismo a la naturaleza… 
 
 
 
 
 
 
 
La visión introvertida, la escueta Tiny House del japonés Denso Sugiura en un solar de sólo 28 m2 en la inmensidad de la urbe tokiota, introspectiva, ensimismada, consigue cumplir el deseo del propietario de incorporar la sensación de naturaleza haciendo que toda la casa observe el crecimiento de un árbol que atraviesa las plantas y funde las nociones de interior y exterior. “Amo este árbol” dice el dueño, “en primavera los capullos son hermosos, y se convierten en flores blancas en mayo y junio. Durante el verano las hojas dan una buena sombra y, en otoño, se vuelven rojizas y aparece una gran cosecha de bayas.”

Hoy, como todos los días, los potentes aleros metálicos de la Stahl House parecen que vayan a permitir que la casa, de una vez por todas, emprenda vuelo sobre el precipicio en busca de nuevo nido, donde comenzar una nueva vida, en una nueva ciudad, con nueva gente libre de prejuicios y de imágenes preconcebidas…

Como explicó Koenig, nunca proyectó la casa para ser vista. «Mis obras no se miran a sí mismas. No es mi forma de trabajar. Yo miro hacia fuera y los que viven en la casa se proyectan hacia lo que está a su alrededor. Es mi actitud hacia el edificio

Volver a arriba

Despuntes_

En el trabajo del arquitecto influyen multitud de pequeñas cuestiones que quedan al margen de la obra acabada: ideas, pensamientos, lecturas, imágenes..., son como los despuntes en el trabajo del ferralla, al final se apartan para armar la gavia.